Buscar


Portada » Artículos » Sobre el comunismo

13 de Enero de 2001

Sobre el comunismo

Leo a Saramago:

"Hay que tener cuidado con esto: el Santo Oficio no está en Evangelio por mucho que se amparase en él para justificar sus crímenes. Con el Manifiesto pasa lo mismo: achacarle la tragedia soviética es una injusticia. Sigo encontrando en ese texto el germen de muchas de las ideas en las que sigo creyendo, y en cualquier caso, no hay nada peor que no creer en nada, por conformismo o aburrimiento."

Yo lo lamento, pero preferiría que Saramago, como tantos otros, no creyese en nada a que creyese en el comunismo. Como lo preferiría a que creyese en el nazismo o en el fascismo. No veo mucha diferencia entre ellos. Bueno, quizá una, el comunismo y el nazismo son evidentemente más criminales que el fascismo, pese a su mala y merecida prensa. Y es que durante muchos años la izquierda lleva pretendiendo obligarnos a taparnos los ojos con unas realidades para que no veamos otras.

El comunismo (y no sólo el marxista, se puede hablar de comunismo desde Platón, que yo sepa) consiste básicamente en la implantación de un sistema sin propiedad privada, donde todo se posea colectivamente. Claro, que para su implantación debemos pasar por alto un detalle: es bastante probable que a mucha gente no le haga gracia que le quiten lo suyo. ¿Qué hacemos? Se lo quitamos. ¿Y si se quejan? Pues los matamos, faltaría mas. ¿Qué es eso una visión simplista? Quizá, pero esta es en resumen la historia de todo comunismo que ha llegado al poder, ni más ni menos.

Sigue existiendo gente que alega que los crímenes masivos de los regímenes comunistas son una desviación, una perversión de sus orígenes. Que el leninismo era bueno y que todo fue culpa de Stalin. Falso, con Lenin empezaron los crímenes y empezaron a fraguarse las bases de la destrucción sistemática de ese pueblo "por el que luchaban". Además, aún cuando fuera cierto, eso no explica que el mismo esquema se haya seguido siempre que el comunismo haya llegado al poder. Siempre lo mismo: revolución sangrienta, establecimento de oligarquía, crimen sistemático para mantener el poder, silenciamento de la disidencia (a base de balas, claro), destrucción del arte que no glorifique la revolución y, por último, echar las culpas de todos sus males al liberalismo. Eso si no contamos con otros pequeños "daños colaterales" como es el restablecimiento del esclavismo en la mayoría de los totalitarismos comunistas. Esto Hitler también lo hacía (los fascistas no) pero, claro, como voy a osar compararlos.

¿Es eso en lo que cree Saramago? ¿En lo que cree esa gente que aún vota a IU o a HB? Debería, porque eso, y no otra cosa, es lo que es el comunismo. El mismo Marx dijo que una ideología no se define por lo que dice, sino por lo que hace. Pienso que toda persona que se dice comunista debería leer "El libro negro del comunismo" antes de volver a abrir la boca. Porque se puede ser comunista, pero no pretender ser demócrata al mismo tiempo.

© 1996-2018 Daniel Rodríguez Herrera - XHTML 1.1 - CSS2 - Alojado en 1&1 Ionos