Buscar


Portada » Cine » El bola y el Goya

9 de Febrero de 2001

El bola y el Goya

Este año ha sido una verdadera sorpresa el resultado de la gala de los premios del cine español. Parecía que, si decidían volver a negar el Goya a Garci - cosa probable -, se lo darían a una película "made in" Andrés Vicente Gómez como es "La comunidad", entretenida pero fácilmente olvidable. Sin embargo, el asombro se diluye si recordamos a los dos grandes perdederos de los dos últimos años: "Barrio", película social que ganó los premios a mejor guión y mejor director e incomprensiblemente no obtuvo el de mejor película, y "Solas", la mejor ópera prima de la historia del cine español, a mi modesto entender. Normal que quisieran resarcirse de esos dos fallos premiando a una ópera prima de carácter social.

¿Quiero decir con esto que "El Bola" es una mala película? Ni mucho menos. "El bola" es la prueba de que Achero Mañas nos ha hecho un gran favor privándonos de su escasamente estimulante presencia delante de las cámaras para sorprendernos con su sensibilidad detrás de las mismas. Sin embargo, no creo que llegue a la altura de "You're the one" o "Leo".

La película nos narra la historia de un chico de 12 años apodado "El Bola" (fabuloso Juan José Ballesta), un niño maltratado por su padre y sin amigos que hace amistad con Alfredo, el nuevo en la clase y el barrio, amistad que le enseñará una nueva forma de ver la vida que le rodea y que logrará que rompa al fin su silencio. Es en el relato de esa amistad donde se halla lo mejor de esta película, pues creo que nunca había sido tan bien retratada una amistad entre niños como en este film. El tema de los malos tratos, en cambio, resulta algo flojo, más por el exceso de la familia de Alfredo, algo maniquea por ser demasiado perfecta, que en la del Bola, que resulta tristemente más creíble.

Achero Mañas demuestra que tiene habilidad para escribir diálogos y maestría para dirigir actores. Le falta pulir el guión completamente, pues esta película adolece un poco de no tener un final definido y procurar que las películas no sea tan escandalosamente "de mensaje". Cuando lo consiga, tendremos otro gran director en el cine español.

© 1996-2018 Daniel Rodríguez Herrera - XHTML 1.1 - CSS2 - Alojado en 1&1 Ionos